jueves, 22 de julio de 2010

Despierta iPad guerra en tiendas



Telmex anunció que a partir de las 12 de la noche de este jueves ofrecerá la iPad a través de venta por teléfono.

Palacio de Hierro, por ejemplo, lanzó una venta nocturna este jueves, exclusiva para socios, a partir de las 22:00 horas en Polanco


REFORMA / Redacción

Ciudad de México (22 julio 2010).- La guerra por atraer a más compradores del iPad llegó a los centros comerciales y tiendas especializadas.

Sam's Club, Sears, Telmex, Liverpool, El Palacio de Hierro, OfficeMax, MixUp y Mac Store son algunos de los negocios que están promocionando la llegada de la computadora tipo tableta desarrollada por la firma de Steve Jobs.

Palacio de Hierro, por ejemplo, lanzó una venta nocturna este jueves, exclusiva para socios, que iniciará a las 22:00 horas en su sucursal de Polanco, y a partir de mañana, a las 11:00 horas, en el resto de sus tiendas en la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, además de que cuenta con ventas por teléfono.

Telmex anunció que a partir del primer minuto de este viernes ofrecerá el iPad vía telefónica, en 36 mensualidades con cargo al recibo telefónico y con el servicio de internet móvil gratis a través de WiFi.

Office Max anunció que el nuevo producto de Apple estará disponible en Interlomas, Las Américas, Insurgentes, Coapa, entre otras, así como en Guadalajara y Monterrey.

En el caso de Liverpool, será mañana a partir de las 8:00 horas cuando se comenzará a vender el dispositivo. Esta tienda ofrece una promoción de 13 mensualidades a 631 pesos cada una.

viernes, 4 de junio de 2010

La reputación digital

Antulio Sánchez
Internet
twitter.com/tulios41
tulios41@yahoo.com.mx
Milenio

La fuerte dependencia que un sector de la población mundial tiene hoy de las nuevas tecnologías corrobora que esos usuarios existen en función de dichas herramientas de comunicación, al grado que toda interacción personal está mediada por interfaces. Estamos encadenados colectivamente a los miles de hilos invisibles de la comunicación, que para algunos es parte del personal branding o gestión de la marca personal que los individuos van conformando a lo largo de sus interacciones diarias.

Como es característico, los consultores estadunidenses han creado un concepto de moda para renombrar algo que siempre ha existido: la gestión de la reputación. Desde tiempo atrás muchas personas saben que gestionarla es una condición necesaria para poder tener un mejor devenir o para conseguir un buen empleo.

En la Edad Media gestionar la reputación era un capital vital para todos aquellos que ofrecían sus servicios a los caballeros, quienes les garantizaban pertenecer o estar en el corazón de una posición social, económica y comercial, pero además su trabajo era el mejor medio para publicitarse y que más caballeros supieran de sus competencias. Pero era lo mismo que hacían quienes buscaban mecenazgos, era lo que efectuaban a su manera Da Vinci o Miguel Ángel para contar con los generosos apoyos de la clase pudiente. Así que administrar la reputación no tiene algo de novedoso.

Lo que ha cambiado ahora es que existe un inmenso canal para administrar o gestionar la reputación, que es internet y, sobre todo, las redes sociales. La moda de estar pegado al iPhone o a la Blackberry para enviar mensajes SMS, o de estar atento a lo que se acumula en Facebook y Twitter, es una manera en que la reputación se refleja. Y ésta no está dada por el número de seguidores, sino por lo que se dice y por las mismas huellas que se van dejando a lo largo de las interacciones en línea.

Pero algo de la cháchara del personal branding tiene razón. Estas sociedades de la perpetua vigilancia, de redes sociales que permiten a las personas dejar todo su pasado almacenado en las mismas, ya sea vía videos, fotos u opiniones, también las vuelve muy frágiles y vulnerables y es importante meditar sobre lo que se comunica o sube a los sitios, porque puede ser que desde ahora muchos usuarios jóvenes estén labrando su futuro éxito o su desgracia.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Cupertino

Diego Beas
ruta66@diegobeas.com
RUTA 66
Reforma

WASHINGTON.- El Superbowl de 1984 no pasó a la historia por ser un partido particularmente emocionante -pocos recuerdan quiénes lo disputaron-. Sí lo hizo, en cambio, por una publicidad en el medio tiempo que inauguró un nuevo paradigma en el mundo de la informática.

Comienza con una larga fila de personas marchando dentro de un túnel. En otro plano, una mujer corre con rapidez con un martillo en la mano hacia un anfiteatro donde se encuentran congregados las personas. Desde una pantalla gigante, un hombre evocativo del "1984" de Orwell, dispensa órdenes. La mujer, perseguida por la Policía, ingresa, lanza el martillo a la pantalla y la destruye. Finaliza con dos oraciones: "El 24 de enero Apple Computer presentará Macintosh. Verás por qué 1984 no será como 1984".



Un golpe publicitario brillante que anunciaba la llegada de la computadora personal, la masificación de la informática y un nuevo mundo digital. Detrás del lanzamiento estaba Apple y la visión de Steve Jobs -por mucho, la mente más aguda de la revolución informática-.

Un cuarto de siglo después, Jobs ha vuelto a lanzar el martillo. Se trata, a primera vista, sólo de una pequeña pantalla táctil rectangular que combina las funciones de un portátil y un teléfono. Pero no se dejen engañar, debajo hay mucho más.

Más allá de la revolución técnica que representa -se han intentado introducir al mercado este tipo de artefactos desde al menos 1993, cuando la propia Apple lanzó Newton-, el iPad se podría convertir en el eslabón que siente las bases de una convergencia digital profunda, definitiva. Quiero decir, el dispositivo que marque el paso de una era en la que la información fluye con diversas restricciones técnicas y está dominada por los caprichos del hardware, a una en la que circula ubicua y libremente de un dispositivo a otro -la mayor parte del conocimiento humano a un click de distancia-.

Quizá suene un tanto megalómano, pero es precisamente lo que Apple intenta con su nuevo invento.



El iPad es la síntesis de tres industrias clave de la economía del siglo 21: la computación, las telecomunicaciones y los medios de comunicación. El dispositivo, escribía The Economist hace un par de semanas, se dispone a transformar el funcionamiento de las tres.

Y de éstas, quizá el caso más interesante es el tercero. Especialmente la prensa impresa. Postrada en una de sus peores crisis en su historia, se encuentra ante la necesidad de encontrar nuevos vehículos de distribución que migren los contenidos análogos a una plataforma digital más económica y eficiente.

El iPad es una primera respuesta de Apple.

Los ingenieros de la compañía la concibieron como una pantalla diáfana que brinda acceso omnipresente al mundo de la información. Consumidos convenientemente desde un terminal central diseñado de manera ex profesa para ese propósito. Con su pantalla en color e integración con la tienda en línea de Apple, escribió The Economist, "el iPad podría hacer que las descargas de libros, periódicos y revistas se vuelvan tan populares como las descargas de música" -otra revolución que también capitaneó Apple al principio de la década pasada-.

Más aún, "dispositivos de este tipo podrían ser el comienzo de una migración generalizada a la distribución digital de contenidos". Es decir, se comienza a vislumbrar de manera realista el fin del dominio centenario del papel como medio predilecto para la transmisión del conocimiento -a este ritmo, resulta cada vez más difícil pensar quién se atreverá a distribuir contenidos en papel en 10 o 15 años-.

"Es tanto más íntimo que un portátil", dijo durante su presentación Steve Jobs, "y con muchas más capacidades que un smartphone". A medio camino entre una potente computadora y un ligero teléfono, el objetivo del iPad es llevar el poder de Internet y sus redes a ámbitos de la vida cotidiana que han logrado escapar de las transformaciones de la revolución tecnológica.

El primer objetivo es cambiar la forma en la que funciona la distribución de libros, periódicos y revistas. Martin A. Nisenholtz, director de operaciones digitales del New York Times, lo decía así en la presentación del dispositivo: queremos fundir lo mejor de dos mundos, el análogo y el digital, "de empujar las fronteras del periodismo".

El futuro de los libros, la prensa y la palabra escrita se rediseña actualmente en Estados Unidos. En Cupertino, California, para ser más precisos.

jueves, 4 de febrero de 2010

Twitter

Adela Micha
Desde Cabina
Excélsior

Twitter, el famoso microblog en internet, descubrió un plan que usa sitios de intercambio ilegal de archivos, para robarse la información. Reveló que ha detectado varios sitios torrent creados en especial con el fin de mirar los nombres de usuarios y los passswords o contraseñas. Esos sitios funcionan como un índice de vínculos a archivos de televisión, películas y música. Así, los defraudadores pueden usar los datos para tener acceso a Twitter y a otros sitios, porque mucha gente utiliza las mismas contraseñas para múltiples servicios: Facebook, blogs, hi-five, correos y redes sociales.

El mensaje de alerta es que muchos siguen usando el mismo correo e igual contraseña en muchos otros sitios. Twitter recomienda: “Que se usen diferentes contraseñas para cada servicio al que uno se suscriba”. Pero el problema es más grave aún, ya no porque se roben información, banco de datos, música, video o fotografías. Lo peor es que muchos utilizan su mismo password como nip en cuentas bancarias por internet. Un sondeo hecho por una firma de seguridad en redes de nombre trusteer, indica que 73 de cada 100 personas comparten su contraseña en cuentas para operaciones bancarias por la red, con las de otros sitios no financieros. También, además, que 47 de cada 100 comparten tanto sus nombres de usuarios como sus contraseñas de banco con al menos un sitio no financiero. Amit Klein, investigadora de esta empresa trusteer, dice que “los consumidores no son conscientes o eligen ignorar las implicaciones de usar sus tarjetas bancarias en múltiples sitios. “Tal parece que —señala Twitter— hay una red de sitios comprometidos de torrent creados con el único fin de robar la información de acceso o login de los usuarios. Por eso, tenga mucho cuidado cuando alguna persona, incluso que usted conozca, lo invite a compartir un archivo.

Hay sitios que permiten a la gente que creó esos vínculos, robarse nombres de usuario y contraseñas. Además , a medida que la tecnología se hace parte de lo cotidiano, los fraudes en la vida real también han empezado en el ciberespacio. Ante esto, Twitter informó que aún no ha identificado todos los sitios torrent, pero sí ha reiniciado las contraseñas de las cuentas comprometidas. Es importante que cada usuario tenga al menos dos nombres para ello y dos password distintos: uno por cuentas de banco o información sensible y otro por redes sociales, pues dados los ataques a éstas o al uso de información basura introducida en nuestros bancos de datos, la empresa de seguridad Sophos indicó: el spam y los ataques a Facebook y a Twitter aumentaron 70% sólo el último año. Y, ¡ojo!, a Facebook la consideró “la red más riesgosa”, mas también que “es la más grande y que atrae más atención de los ciberdelincuentes”.

Siempre lo he dicho, internet es ángel y demonio. Dom Sagolla, cofundador de Twitter, me dijo que el microblog comenzó como un experimento de ciencias y derivó en una de las redes sociales más grandes del mundo. También, que escribió su libro, 140 caracteres, porque esa es la medida de una actualización de Twitter o lo que llaman un twit. Así que es acerca de lo que cabe en ese espacio. Y muchas cosas caben allí. Sí, Twitter es un universo, un ángel por lo que promete para la comunicación en el futuro, pero también un demonio, por el posible mal uso. Hoy, el robo de cuentas en Twitter y en otras redes sociales preocupa, va en aumento y muestra cómo lo que ocurre en el ciberespacio puede afectar nuestra vida cotidiana.

Siempre lo he dicho, internet es ángel y demonio.

miércoles, 20 de enero de 2010

Google.cn

Diego Beas
ruta66@diegobeas.com
RUTA 66
Reforma

Así, una disputa entre una compañía americana y Beijing, súbitamente escala en una disputa entre EU y China

La última disputa entre Estados Unidos y China, la potencia emergente más importante del planeta, ha venido en una inesperada forma: servidores, cuentas de correo electrónico vulneradas, activistas de derechos humanos y, detrás de todo, el gigante de las búsquedas en Internet, Google.

Sucedió la semana pasada cuando el buscador del logotipo multicolor denunció ataques masivos a sus servidores que provenían de esfuerzos coordinados en China. ¿El blanco? Cuentas de Gmail de activistas de derechos humanos chinos que no están en los mejores términos con el régimen.

China, el país con más usurarios de Internet en el mundo -alrededor de 300 millones, casi la totalidad de la población de Estados Unidos-, es famosa por sus esfuerzos desmedidos por controlar la red y bloquear acceso a material que considera una afrenta o que pone en riesgo la seguridad del país.

De medios informativos Occidentales a páginas de pornografía a sitios como amazon.com, youtube.com o imdb.com; todos están bloqueados. Las búsquedas que incluyen términos como movimiento estudiantil, Falun Gong, 1989, democracia o despotismo, no arrojan resultados. Beijing es conocido por desarrollar algunos de los filtros de la web más estrictos y sofisticados.

En 2006, después de varios años de demorar su entrada y negociar términos rigurosos con el régimen, Google abrió oficinas en China con el objetivo de beneficiarse de uno de los mercados más lucrativos del planeta. La compañía fue duramente criticada por ceder a las exigencias de Beijing y aceptar condiciones que contradicen la misión del buscador.

Entre varios otros, Google está obligado a informar de todas sus actividades al Ministerio de Industria e Información, al de Cultura, a la Oficina de Publicaciones y a la Oficina de Cine y Emisión. Al día de hoy, emplea a más de 700 informáticos en el país asiático y tiene ganancias superiores a los 300 millones de dólares.

Su principal competencia es un buscador chino -Baidu, que controla aproximadamente el 60 por ciento del mercado- que desde que se fundó al comienzo de la década se conoce por su cercana colaboración con el régimen y sus resultados censurados. Google aceptó las condiciones de Beijing al tiempo que declaraba públicamente que buscaría cambiarlas desde adentro. Eso fue 2006.

En 2010, los ataques a sus servidores y cuentas de correo parecen haber colmado la paciencia del buscador; la semana pasada amenazaba diciendo que si estas condiciones no cambian, Google dejará China; suspenderá el servicio de google.cn e, incluso, cerrará sus oficinas.

El incidente es un potente recordatorio de la velocidad con la que Internet y su regulación se están convirtiendo en un asunto estratégico para los Estados y por qué la red pronto será el origen de conflictos internacionales entre países.

"Tensiones entre Google y China complican la diplomacia de Estados Unidos", titulaba un artículo el Washington Post el viernes. "La amenaza de salir de China", explicaba la historia, "sucede en el momento en el que Estados Unidos realiza un esfuerzo para lograr un acercamiento con el gigante asiático. Si Google decide salir, el delicado baile diplomático se podría complicar: la Administración Obama busca avanzar su agenda de derechos humanos, pero también necesita ayuda en las negociaciones sobre temas nucleares con Corea del Norte e Irán".

Días después de la denuncia de Google, la importancia del tema escaló cuando una treintena de compañías americanas denunciaron ataques similares: Yahoo!, Symantec, Dow, Northrop Grumman y Juniper Networks, entre varias más.

Inesperadamente la agenda diplomática entre China y Estados Unidos se hizo de un nuevo tema que pone en relieve la importancia de la información y cómo la controlan los Estados. Si durante las últimas décadas Occidente se ha preocupado por el respeto de los derechos humanos, la situación del Tíbet y la seguridad de sus inversiones, ahora se tendrá que preocupar también no sólo por el control que se ejerce sobre la red, pero lo que se orquesta en ella desde China.

El jueves, en la conferencia de prensa diaria del portavoz presidencial, Robert Gibbs dejó clara la postura de la Casa Blanca: "apoyamos la decisión de Google de dejar de censurar los resultados en las búsquedas en China. Nos preocupa cualquier acción que atente contra los derechos universales de un Internet libre".

Así, una disputa entre una compañía americana y el régimen de Beijing, súbitamente escala y se convierte en una disputa entre Estados Unidos y China. En la era de la información, "un ataque a Google se convierte en un ataque a la infraestructura vital" del país, escribió Misha Glenny en The Guardian. "Para Washington se trata de un tema crítico de seguridad".

Mañana, en uno de sus discursos más importantes a la fecha, Hillary Clinton esbozará la visión de Estados Unidos sobre la importancia de la libertad en Internet. Habrá que seguirlo de cerca, en él se podrá comenzar a perfilar una definición actualizada de la seguridad nacional y los intereses del Estado. En la era de Google.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Las marcas y Twitter: el 76% de las cuentas es de usuarios no frecuentes

Chris Perry
http://www.adlatina.com/

GLOBAL | HAY MUCHO TRABAJO POR HACER PARA APROVECHAR A FONDO AL NUEVO MEDIO

(Advertising Age) - La mayoría aplica el marketing tradicional cuando utiliza el nuevo canal.

Mi relación con Twitter suele ser de amor-odio.

Por un lado, la veo como una plataforma para la trivialidad. Una pérdida de tiempo. Una actividad que distrae y, al mismo tiempo, nos sumerge en temas que no están sincronizados con nuestra propia visión del mundo.

Pero por otro lado, es una plataforma probada que ejerce un increíble poder para reformular lo que aprendemos, interactuamos y compartimos con la comunidades online. Para los anunciantes y responsables de medios, es duro concebir que una reciente innovación haya alterado su panorama mucho más que lo que representan los simples 140 caracteres de su plataforma. Por eso, al hacer el balance, me inclino finalmente hacia el lado del “amor”, y no del “odio”.

¿Adónde entran las empresas en este espectro? ¿El Twitter es el radar corporativo colectivo? ¿Cómo se lo está usando? En una era en la que prevalece el patrocinio, ¿está siendo utilizado como un medio para atraer realmente a los consumidores y los importantes accionistas con una marca?

Nuestra firma, Weber Shandwick, analizó el fenómeno Twitter este otoño, usando como punto de apoyo la forma en que las compañías de la nómina Fortune 100 lo usan como barómetro para compartir con sus clientes. La conclusión, sintética: la mayor parte de las empresas no advierten el potencial total de Twitter como plataforma de enlace y atracción en el mercado. Mientras el 73% de las compañías Fortune 100 registró un total de 540 cuentas de Twitter, la efectividad basada en el nivel de actividad, interacción y atracción fue inadecuada.

Las cuentas con marcas no relevantes es un tema para muchas empresas. Muchas veces son cuentas tibias, con actividad e interactividad limitadas (el 76% usa el Twitter con poca frecuencia). Más ilustrativo todavía es el dato de cómo las compañías están aplicando actualmente prácticas del marketing tradicional a este nuevo canal. Allí se ve lo siguiente:

Twitter como flujo o actualización de noticias: 26%

Twitter como constructor de marca: 24%

Twitter como canal de ventas/marketing directo: 16%

Twitter como canal líder de pensamiento: 11%.

Twitter como canal de servicio al consumidor: 9%.

Como puede verse, hay mucho trabajo por hacer para cultivar una presencia atractiva de la marca a través de Twitter. Se debe comenzar con una clara estrategia que involucre a toda la compañía, para usar el medio con todas sus ventajas, y después siga con una presencia consistente y significativa que atraiga relevantes comunidades de interés.

Los hallazgos y metodología pueden consultarse en nuestro sitio, junto con tips para usar la plataforma con todas sus ventajas.

El autor: Como vicepresidente ejecutivo de estrategia digital y operaciones de Weber Shandwick, Perry lidera la practica digital de la compañía y trabaja junto a los miembros del equipo de la agencia y los clientes para analizar el cambiante paisaje de medios y aplicar nuevos métodos capaces de utilizarlos con ventaja. Entre los clientes de la agencia figuran HP, Verizon, American Airlines, Standup2Cancer y CKE Restaurants. A Perry se lo puede seguir por Twitter.

martes, 17 de noviembre de 2009

Gates: Apple is a 'force in doing good things'

Chris Matyszczyk
Cnet News

I want to be a force for good. Doesn't everyone?

Which is why I was delighted to be moved by the words of Microsoft's Bill Gates during a CNBC TV special in which he and Warren Buffett discussed the meaning of life. Or something similar.

Asked by an audience member what he thought of Steve Jobs and Apple, Gates began with an insouciant smile.

Then he tossed garlands of roses and pearls of praise at the Apple co-founder.













He said: "He's done a fantastic job."

Which was charming in itself. But he continued to describe how Jobs saved Apple: "He brought in a team, he brought in inspiration about great products and design that's made Apple back into being an incredible force in doing good things."

So, from now on, everyone who happens to be a fanperson of either brand should seek out one of his or her supposed mortal enemies, hold hands with them and see if, together, they cannot try to be a force for good things too.

miércoles, 28 de octubre de 2009